Sahti/Gotlandsdricka, la cerveza que llegó del frío

Una de las más antiguas formas de hacer cerveza que ha sobrevivido hasta nuestro tiempo. Sahti en Finlandia y Gotlandsdricka – coloquialmente drikku – en la isla sueca de Gotland, solo se fabrica también en una pequeña isla de Estonia.

Sus ingredientes comprenden malta de cebada o centeno, lúpulo, levadura – que muchas veces era de panadería -, azúcar o miel y una buena cantidad de bayas de enebro.Rostbunn_for_Gotlandsdricka Al ser una bebida elaborada en granjas, los ingredientes podían variar en función de la disponibilidad. En ocasiones se podía añadir bayas u otros saborizantes. El sabor es ahumado, agridulce, con mucha presencia del enebro. De color ambarino, se suele consumir cuando aun está fermentando, normalmente cuando alcanza los 4-5% aunque esto puede variar. Suele ser un estilo carente de gas

Para los habitantes de Gotland y las granjas de Finlandia el Sahti o Drikku tenía una consideración especial. A pesar de tener alcohol no lo consideraban una bebida alcohólica como la cerveza y toda la familia la tomaba durante las bebidas. Ya que no había núcleos de población que pudieran dar de comer a una cervecería la mayoría de las veces las mujeres lo hacían en casa con un sistema muy rudimentario y tradicional, del que se puede ver un esquema en el dibujo, muchas veces ni siquiera hervían el mosto que se tomaba así.

Para aquellas y aquellos interesados en el cerveceo casero, nociones de como elaborar sahti o drikku

Algunas características de este proceso de elaboración son las siguientes:

  • El uso del enebro: El enebro suele ser el protagonista en una cerveza Sahti. Además, se añadían también las bayas o su jugo para potenciar el sabor a enebro, así como conseguir una dosis extra de azúcares fermentables.
  • El tiempo de macerado: El proceso de maceración para elaborar una cerveza de este estilo empieza a 38ºC. La temperatura se va incrementando paulatinamente hasta llegar a los 76º. Este proceso solía durar unas seis horas. El aumento de la temperatura se conseguía gracias a la adición de cucharadas de agua caliente, o a la creación de incendios a partir de las chispas generadas por el choque entre una piedra dura y otro mineral terroso.
  • La no ebullición: las cervezas Sahti nunca se han hervido. Ello puede ser el culpable del sabor agrio que en ocasiones adquiría la cerveza -debido a infecciones -. Algunos cerveceros actualmente sí que someten la cerveza a un proceso de cocción, con el objetivo de sanear la cerveza y añadir el lúpulo. Sin embargo, si quieres elaborar una Sahti tradicional, mejor que renuncies a la cocción.
  • La forma de servirla: Tal y como se mencionó anteriormente, Sahti se servía tradicionalmente después de que la fermentación terminara, sin ningún paso previo que le añadiera carbonatación. Además, de querer vivir una auténtica experiencia Sahti, la cerveza debe servirse en la “Haarikka”, una jarra de madera tradicional de dos asas.  22522_45

Fuente http://www.homebrewersassociation.org/lets-brew/sahti-one-of-the-worlds-oldest-beer-styles